Dividendos con criptomonedas: tokens con ingresos pasivos


Las criptomonedas son una nueva clase de activos financieros en plena regulación por lo que todavía son desconocidos por la mayoría de inversores. Sin embargo es interesante empezar a valorar sus oportunidades si tenemos en cuenta que pueden llegar a integrarse en la economía y ser aceptadas por gobiernos y empresas como métodos de pago.

Todo el mundo conoce a alguien que ha comprado bitcoin pero más allá del bitcoin se está formando un ecosistema que promete revolucionar el mercado financiero y la economía global. La blockchain o cadena de bloques es la tecnología en la que se basa el funcionamiento de las monedas digitales que prometen descentralización, mayor transparencia, seguridad y velocidad de transacción de valor.

La idea de esta entrada es introducir la idea alternativa de generar ingresos pasivos mediante la compra o inversión de tokens que pagan dividendos. Algo que sin duda irá al alza en los próximos años a medida que activos financieros reales se vayan moviendo a la blockchain. Si bien cabe destacar que en muchos casos no son técnicamente dividendos (no se reparten beneficios) sino que formas de recompensa por formar parte del sistema, ya sea en su mantenimiento o por el simple hecho de acumular tokens.

NEO



NEO se conoce por ser el Ethereum chino, tiene su propia plataforma de creación de contratos inteligentes (smart contracts) y una gran comunidad de desarrolladores por todo el mundo construyendo aplicaciones descentralizadas en su sistema. Si almacenamos en el monedero NEO automáticamente se nos genera GAS como recompensa. GAS es el token necesario para la ejecución de contratos dentro de la plataforma NEO. No es necesario que mantengamos nuestro monedero abierto.

Ontology (ONT)

Ontology es una red blockchain que combina un sistema de identidad distribuida, intercambio de datos distribuidos, colaboración de datos distribuidos, protocolos de procedimientos distribuidos, comunidades distribuidas, certificación distribuida y varios módulos específicos de la industrias. Juntos, estos construyen la infraestructura para una red de confianza entre pares que es a través de la cadena, entre sistemas, entre industrias, entre aplicación y entre dispositivos.

KuCoin (KCS)


KuCoin es un blockchain y exchange de criptomonedas de talla mundial que fue lanzado a mediados del año pasado y ha conseguido una enorme popularidad en este 2018. Todo gracias a contar con un modelo de negocio muy interesante y un departamento de marketing que hace muy bien su trabajo.

KuCoin se parece a Binance en el sentido de que también posee su propio token llamado KuCoin Shares, aunque la diferencia se encuentra en el mecanismo de recompensar que utiliza este último.

Al mantener estas KuCoin Shares en nuestro monedero, cuya traducción son Acciones KuCoin, recibimos un 50% de las comisiones de las transacciones de forma diaria. Esto implica que si el volumen del exchange aumenta, también lo hacen los dividendos que obtenemos. Por eso es importante elegir monedas que creamos que tiene una importante perspectiva a futuro, ya que aumenta nuestras ganancias.

En el caso de KuCoin, la rentabilidad anual varía mucho según la cotización y el volumen, pero a día de hoy podemos encontrar que en esta calculadora obtenemos un 5,14%. Cualquier monedero para esta moneda es suficiente para obtener los beneficios, ya sea que utilicemos MyEtherWallet u otro que soporte tokens ERC20.

Dash

Privacidad y rapidez en las transacciones, estas fueron las dos falencias que vieron los desarrolladores de Dash al momento de crear la moneda.

El enfoque en un mejor sistema de nodos que el que tenía Bitcoin vino luego de observar que se estaba presentando una seria disminución de nodos completos activos dentro de la red Blockchain de Bitcoin. Además, el hecho de que la red seguiría aumentando de tamaño generaría que en el futuro los costes para los operadores de nodos aumentarían drásticamente, una situación bastante desalentadora.

Como solución, en Dash se planteó la necesidad de crear Nodos Maestros, unos nodos completos dentro de la red que trabajarían de una forma similar a los nodos de Bitcoin, pero con el agregado de que ofrecerían un mayor servicio a la red y poseerían un vínculo con un colateral para poder así operar dentro de la red.

Ser un Nodo Maestro en la red de Dash tiene un precio. El Nodo debe almacenar la cantidad de 1000 DASH para poder ser admitido dentro de la red. Sin embargo, la red proporciona dividendos por su participación, generando de alguna forma un retorno de inversión para el poseedor del nodo en el caso de que haya tenido que adquirir los 1000 DASH. Según el White Paper de Dash, alrededor de un 45% de las recompensas de los bloques se reparten entre los Nodos Maestros participantes, un concepto similar al repartir dividendos.

Al exigir la necesidad de tener 1000 DASH para operar un Nodo Maestro, la red se asegura que nadie pueda llegar a tener el control del 50% de la red. Tener tal control exigiría una compra desmedida de monedas que generaría un impacto en el mercado realmente estremecedor.

Este sistema con los Nodos Maestros permite la creación lo que se denomina un “Quorum sin Necesidad de Confianza” dentro de la red. El sistema permite que un número aleatorio de Nodos Maestros confirmen operaciones sin necesidad de que toda la red participe en el proceso, lo que reduce significativamente el tiempo y el costo de las operaciones.

NEXO

La firma de criptopréstamos, Nexo, ha pagado a sus poseedores de tokens un total de USD 2,409,574.87 en dividendos, alcanzando una rentabilidad por dividendo anualizada del 12.73%. Nexo aparentemente paga su dividendo total en dos partes: el 50% proviene del Dividendo Base de Nexo y el otro 50% del Dividendo de Fidelización de Nexo. Nexo afirma que su modelo está diseñado para recompensar la confianza de los inversores a largo plazo y reducir la volatilidad del mercado tras el pago de dividendos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *